Azul 

(azul y verde agua), aunque también encaja con ojos marrones. En Oriflame lo llevamos a cabo con los coloretes ya que hay rojos más anaranjados, rosados o puros, y dependiendo del matiz de piel favorece más un matiz u otro. También se puede elaborar con un labial bien difuminado, que además da un toque de jugo. Si se exagera mucho el rojo queda raro, pero bien difuminado en la cuenca del ojo da profundidad y saca los matices más bonitos del azul verdoso (color al que complementa). En cualquier caso es importante difuminar bien el rojo y no salirse en exceso de la zona del párpado. Otra buena opción, si asusta el rojo, consiste en elegir un tono cobrizo (tiene los matices de rojo y los matices de dorado). El labio nude es perfecto para este look”.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: